Probióticos, prebióticos y simbióticos. ¿Quieres conocerlos?

En primer lugar debemos conocer que es la microbiota intestinal. La microbiota intestinal incluye más de 100 billones de bacterias de más de 1000 especies diferentes. La presencia de la microflora es creciente en cantidad y variedad, empezando en el estómago, donde es escasa, pasando por el intestino delgado, donde aumenta, y finalizando por el colon, donde es máxima. Esta flora se adquiere desde el nacimiento y alcanza su madurez alrededor de los 2-3 años.

Existen numerosos factores que pueden alterar la composición de nuestra flora intestinal: trastornos gastrointestinales (diarreas, infecciones, etc.), edad, estrés, estados de inmunosupresión, vacunas, dieta inadecuada y uso de fármacos, siendo los antibióticos el ejemplo más claro de los medicamentos que alteran su equilibrio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define los probióticos como “microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud del consumidor´´.

Por otro lado, los prebióticos se definen como: sustancias de la dieta que nutren a grupos seleccionados de microorganismos que habitan en el intestino, favoreciendo así el crecimiento de bacterias beneficiosas sobre las nocivas.

Por último, se denomina “simbiótico´´ a la mezcla de uno o más organismos probióticos con uno o varios compuestos prebióticos. El objetivo es favorecer la actividad de ambos componentes para potenciar sus propiedades saludables gracias al efecto sinérgico que existe entre ellos.

Si estás interesad@ en saber más y conocer los productos, sólo tienes que acudir a nosotros 



Deja un comentario